VIDEO DEL MOMENTO: BLOCKBUSTERS DEL 2015

TRAILER DEL MES: ANT-MAN

MOMENTO ÉPICO DEL MES: PELEA FINAL DE "THE RAID" 2 CONTRA 1

martes, 24 de agosto de 2010

II. Una Era Más Civilizada (Final)



La decisión de Amidala de regresar a Naboo y pelear por su pueblo tiene repercusiones para el Consejo Jedi, que envía a Qui-Gon y a Obi-Wan a escoltarla de regreso a casa bajo órdenes estrictas de no ayudarla en su lucha contra la Federación de Comercio, sólo deben protegerla e investigar quién es ese “guerrero oscuro” que los atacó en Tatooine.

Aparentemente, al Consejo Jedi no le importa la invasión a Naboo. Es más, sabemos que ellos podrían enviar un par de docenas de Jedi para aniquilar al ejército androide invasor y arrestar al Virrey de los Neimodianos sin problema; pero no están dispuestos a intervenir sin aprobación del Senado. El interés del Consejo en lo que a la situación de Naboo se refiere, es totalmente personal: descubrir si en verdad los Sith han regresado. Si Darth Maul no se hubiera revelado ante Qui-Gon en Tatooine, probablemente ni se hubieran preocupado por el resultado de lo que Amidala pensaba hacer.

Si ésta es la manera en la que los Jedi lidian con la injusticia en la galaxia, entonces no debería sorprendernos que un Maestro Jedi con tanta compasión como Qui-Gon Jinn sea visto como un rebelde. Y sorprende menos aún el hecho de saber que los Jedi estaban a pocos pasos de una caída monumental que casi les costaría su erradicación total.

Así que al final, volvemos al lugar donde todo comenzó. Con la ayuda de Jar Jar, la Reina Amidala forma una alianza con los Gungans. En el proceso, ella revela que había estado disfrazada como la dama de compañía Padmé todo este tiempo. Así que, por lo que queda de película, las dos mitades de Amidala se unen en una y como resultado, ella se convierte en una persona mucho más fuerte.

Ahora el escenario está listo para la batalla final. Lucas parece estar decidido a aumentar la tensión de las películas con cada secuencia de “batalla final”, a saber: Una Nueva Esperanza contaba con el único escenario de la batalla en la Estrella de la Muerte, El Imperio Contraataca tenía a Luke luchando contra Vader mientras sus amigos escapaban de Cloud City y en El Retorno del Jedi teníamos la épica batalla de Endor peleada en tres frentes a la vez. Así que en La Amenaza Fantasma la cosa no podía ser de otra manera… ¡Cuatro conflictos simultáneos en Naboo! Los Gungans contra el ejército androide, el ataque en el espacio contra la nave de batalla de la Federación de Comercio, el ataque de Amidala para intentar capturar al Virrey dentro del palacio y el combate de sables láser entre los Jedi y Darth Maul.

Esas son bastantes peleas y todas están orquestadas y editadas a la perfección. La batalla de los Gungans es increíble, porque fue una de las primeras secuencias creadas casi completamente por computadora (una novedad en ese entonces) y parece como si en verdad hubieran filmado todo en un campo con miles de Gungans y miles de androides de batalla reales. Las escenas de Anakin y Amidala son grandiosas porque ambos muestran que pueden pelear bien, a pesar de su juventud e inexperiencia. Pero por supuesto, la atracción principal entre la cuadrícula de batallas de Naboo es sin lugar a dudas la batalla de sables láser.

Incluso las personas que odiaron La Amenaza Fantasma con pasión usualmente admiten que la batalla final con los sables láser es excelente. Las puertas del hangar se abren, se escucha la fantástica fanfarria del tema “Duel of the Fates” de John Williams, nos aferramos a nuestros asientos y Darth Maul se quita su capucha para revelar su rostro lleno de odio. ¡Aquí fue! Empezó lo bueno. Esa entrada de Maul va a ser recordada como una de las mejores del cine moderno. Los tres combatientes se toman un momento para despojarse de sus túnicas y comienza el gran combate entre los Jedi y los Sith.

Es la primera vez que vemos un sable láser doble. Es la primera vez que vemos un combate entre tres. Es la primera vez que vemos a un Jedi saltar de forma sobrehumana en medio de una pelea. Es la primera vez que vemos una batalla de sables láser tan rápida e intensa. No hay necesidad de describirla verbalmente, solo basta decir que es brutal.

El momento más intenso de la pelea llega cuando los combatientes son separados por unas puertas de rayos de electrón en el pasillo del generador de poder. El silencio abrupto y la calma de la escena es absolutamente asombrosa y nos enseña un poco acerca de el estado mental y la personalidad de cada uno de los tres guerreros. Obi-Wan mira impaciente el pasillo, furioso por haber sido separado de su Maestro. Darth Maul se pasea de un lado a otro como un león enjaulado listo para atacar con una mueca en su rostro tatuado. Pero Qui-Gon se calma. Se pone de rodillas, baja la guardia y comienza a meditar, sacando su fuerza de su calma interior y no de su ira.

Desafortunadamente, la meditación no le otorga a Qui-Gon la fuerza suficiente para ganar. Luego de que la puerta se abre y la batalla continúa, Maul se las arregla para sacarlo de balance y atraviesa al Maestro Jedi con su sable láser. Cargado de emociones, Obi-Wan ataca a Maul con una fuerza impresionante, peleando el doble de rápido y con más intensidad que antes. Al final, por dejarse dominar por la ira, pierde el control y es derribado, cayendo al agujero del reactor y logrando sostenerse a una saliente en el último instante. Es en ese punto, que Obi-Wan se calma, deja a un lado la rabia y concentrándose en el sable láser de su Maestro caído se las arregla para saltar y vencer a su enemigo cortándolo en dos… y listo.

Obi-Wan acepta la petición de su moribundo Maestro, que le pide que entrene a Anakin. El Consejo Jedi le otorga el rango de Caballero Jedi y, no sin sus reservas, deciden permitir que el chico sea su Padawan. Todas las piezas están ahora en su lugar. Palpatine es electo Canciller y así comienza su plan definitivo para tomar el poder total de la República.

Y así es como Anakin se convirtió en el aprendiz de Obi-Wan. ¡Que venga el Episodio II!

Éstas son las razones por las que creo que La Amenaza Fantasma es una gran película. Me dio todo lo que quería: Mi lección de historia, acción y aventura, sorpresas (y muchas) además de ser visualmente grandiosa. Éste filme es un excelente inicio para la Saga de Star Wars y todavía faltan dos más que son aún mejores.

Por Dios señores, ¿Cómo puede no gustarles?

Este es el final del Episodio II de éste ensayo, el episodio III "Hay Algo Más, Algo Elusivo" será publicado el próximo Lunes 30 de Agosto

No hay comentarios:

Publicar un comentario